jueves, junio 23, 2005

Carlos Barbarito GENEALOGIA DE UN ALFABETO
Sobre 'Definiciones mayas' de Mercedes Roffé


Acaso Definiciones Mayas de Mercedes Roffé "sea un intento por resolver estas cuestiones que, de un modo u otro, abismaron el pensamiento de los filósofos y los artistas en general", apunta el escritor argentino Carlos Barbarito. Preguntas, angustias que podríamos rotular como fundacionales, que maceran la sensibilidad y tornan diferentes entre sí a los hombres. Libro inspirado en el gusto por el diálogo reconocible en la tradición mayay que Roffé se decidió a seguir, tomando como modelo las antologías compiladas por Jerome Rothenberg


La poesía, cito aproximadamente a Eliot, no es susceptible de una única definición. Es esto o exactamente su contrario, o algo que se sitúa entre uno y lo otro, o, como algunas veces prefiero pensar, algo que siempre huye, se escapa a los ojos del analista, del crítico. Arte complejo, impuro -mal le pese a tantos que lo creen, ¡todavía!, una zona pura, como aquellos mundos fijos más allá de la luna, la poesía es, me parece a mí al menos, el territorio donde se concentra y confirma plenamente todo lo humano con sus alturas y bajezas, sus pretensiones de infinito y sus limitaciones, sus sueños, derrotas, alegrías, angustias, fracasos, abulias y locuras.

Todo poema es conversación. Del que lo escribe consigo mismo y con los otros. Conversación urgente o mesurada, angustiosa o placentera. Un poema exige respuesta de quien lo lee, para completarse, para existir realmente. En una noticia previa, basándose en una bibliografía tan fascinante como rica, la autora de este libro, MMercedes Roffé, nos dice que, en la tradición maya, a la que ella hace eje de sus textos, "narrar es siempre un diálogo con un interlocutor/narrador que a su vez sabe cómo participar en el relato". Hay una palabra maya, tzichal, conversación, que abarca el vasto dominio de lo narrativo -desde lo breve e informal hasta los relatos míticos.

Con el peligro que la tarea conlleva, Roffé hace uso de aquel género para componer, lejos ya de la lengua que le dio origen y sentido, un grupo de poemas que se proponen seguir su misma dirección, imbuirse del mismo, o parecido, espíritu. El título del libro así lo manifiesta.

Luego de una atenta lectura creo encontrar el nudo de la poética de Mercedes Roffé. Lo veo situado en el último texto, "Paisaje", en un grupo de preguntas:

¿y el desierto?
¿y las montañas negras como lobas?
¿y las cumbres nevadas, borrascosas?

¿y qué del sueño? ¿y qué
del día que empieza? ¿y qué del resignado
perfil del que termina?

¿Y de los otros,
lunares y estelares, oníricos, suprarreales, submarinos..?

Aquí urge la participación del otro, de los otros. Son preguntas de difícil contestación pero que exigen participación del lector. Acaso el resto del pequeño libro -construido con diversos materiales extraídos de canteras disímiles- sea un intento por resolver estas cuestiones que, de un modo u otro, abismaron el pensamiento de los filósofos y los artistas en general.

La poeta ensaya sus respuestas. Cada libro, cada obra de arte en ensayo de respuesta. Extrae de sí misma, de aquella que la habita, explicaciones, teorías, razones. Bucea en su memoria, en la memoria colectiva, en mito e historia, en sueños y pesadillas, desciende a la profundidad de sí y del mundo para traer, como yo, como tantos, una palabra capaz de abrir la niebla y hacer que la luz pase.

Los poetas sólo tenemos palabras. Pese a los anuncios, confiamos en las palabras sabiendo que ellas pueden traicionarnos. Y con frecuencia lo hacen. Traemos palabras de la vida y de los diccionarios porque de otro modo sería la muerte. Mercedes Roffé no actúa de modo distinto porque es una poeta. Vive en este tiempo y en este mundo, habla por su boca y cuanto dice golpea las puertas de la realidad y del sueño. Con lenguaje crispado, tembloroso, entrecortado como el de quien respira con temor, dice y se dice:

cuando cae
cuando la noche
cuando viene
todo lo que viene
después
todo lo que por lo general sucede en presente
histórico o no necesariamente
después de
algo
sólo aparentemente conclusivo
que sin embargo se abre



Publicado en El Universal N° 3 Año IV Caracas, sábado 21 de octubre de 2000

1 Comments:

Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

11:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home