jueves, junio 23, 2005

Floriano Martins. ENTREVISTA EN BANDA HISPANICA A CARLOS BARBARITO

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?
Sinceramente, escasas. Mis afinidades son con poetas franceses (Valery, Daumal), italianos (Montale sobre todo) y de habla inglesa (Eliot). También hay fuertes influencias de otros campos del arte (cine, fotografía y sobre todo artes plásticas) y aquí sí es posible detectar, me parece, a creadores hispanomericanos (Aizenberg, Greco, Frida Kalho) junto a Tina Modotti , Bacon , etc.. No me olvido de mis frecuentes lecturas y relecturas de Borges, en ciertos momentos de mi vida tan intensas que no me es posible medir el grado de su influjo en lo que hago, aunque lo supongo muy grande.

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?
Estoy metido dentro del fenómeno y me cuesta tener un panorama claro de lo que sucede. En la poesía argentina de las últimas cuatro décadas es posible detectar obras de valor y, como debiera suceder, esas obras se elevarán por encima del resto y tendrán merecido reconocimiento aquí y en el exterior. Ahora se escribe mucho y, lo que me parece alarmante, se lee poco y nada y se percibe una ausencia de ideas que asusta. Pero, como ya dijera Cortázar hace años, lo que realmente me preocupan son los lectores -la crisis trajo, entre otras calamidades, un notable avance del analfabetismo; no me olvido del elevado precio de los libros-.

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?
Tengo vínculos con medios y revistas de muchas partes del mundo. Internet produjo el estrechamiento entre editores, autores y público de un modo diría que inédito. Pero el acceso a la red es limitado todavía y mientras las condiciones sean las mismas no habrá cambios. Publicar en Argentina es muy caro y eso redujo la edición de libros a menos que medie un concurso -que son pocos- o una beca -que no son muchas-. La edición digital es barata y las publicaciones -buenas, regulares y malas- tienen su espacio en Internet. Pero, hilando fino, la poesía argentina reciente no circula como debiera fuera de nuestras fronteras (con algunas excepciones) y supongo que la crisis produjo un fenómeno de retraimiento, de provincialismo o cosa semejante. En las numerosas publicaciones extranjeras con las que colaboro es sumamente frecuente verme solo, único escritor argentino, aislado. Y no me alegra, obviamente.

http://www.jornaldepoesia.jor.br/bh14barbarito.htm