jueves, mayo 24, 2007

Carlos Barbarito. Un perro piensa luego de leer un verso de Anne Sexton

¿Al final del asunto siempre es la muerte?
Anne, tiene que haber otra conclusión
para este interminable husmear por basurales,
por caminos cubiertos de hojas secas. ¿No la hay?
Tal vez tengas razón. Cada noche
debo yo aullar como lobo
aunque aquí no los haya
y yo jamás haya visto un lobo.
Se hará, entonces, la hora
y deberé enfilar el ladrido para nadie,
en lo oscuro. Ninguno
me oirá, no habrá ni la luz de un fósforo.
Entretanto, dormiré y despertaré,
como todos, y, como todos,
cada mediodía, morderé el hueso antes de tragarlo.
¿Hubo alguna vez un Oído,
una Claridad? ¿Y el paraíso
prometido a los cuadrúpedos,
los grandes árboles
dispuestos a ser eternamente orinados?
Al final, me pregunto,
¿ una rápida visión sin mucho detalle
del fondo y luego, casi de inmediato, nada?
Si es así, qué nos mate la perrera
un instante antes, ahora mismo.