miércoles, julio 30, 2008

Carlos Barbarito. A China, adobe y argamasa…

A China, adobe y argamasa,
almohadas de porcelana, frutas,
incienso y dinero falso para los dioses;
a Japón, tres sorbos de té,
máquinas de madera y bambú,
sombrillas y abanicos; a Grecia,
niños que beben el vino nuevo,
un mechón de pelo de mujer
enrollado en un huso, ovejas
y vacas conducidas al sacrificio...
Aunque practiquemos un oficio
que se estrecha y adelgaza
y el metrónomo nos revele átonos,
discontinuos, aunque estemos descalzos
y tengamos lastimados los pies,
sobre piedras quemantes y piedras frías,
entre lagos donde las aves estiran sus cuellos
en busca de la primera luz de la mañana,
antes que la tierra sea cercada
y atada a una orbita única,
y ya no quede resguardo, consuelo ni alimento.

1 Comments:

Blogger juan borges said...

hola carlos me encanta tu blog y tu poesia,soy juan borges

6:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home