lunes, diciembre 29, 2008

Carlos Barbarito. Cuando abrí los ojos flotaban máscaras...

Cuando abrí los ojos flotaban máscaras,
en cada mirada una música urgida por el tiempo, flecha o relámpago;
un interminable cortejo en risa y en contorsión
para conjurar a lo que enceguece,
echa sal en las heridas, acecha desde la víspera
hasta más allá del último día.
Cuando abrí los ojos aún ardían las ciudades,
se quemaban en su centro el metal viril,
la hebra de cabra blanca,
los niños sobre sus zancos,
el aliento de la liebre, prole y madriguera.
Luego de tanto, ¿qué es de eso, insaciable?
En la losa, una marca semejante.
En la tarea, una porción ciega
que apura las horas hacia un ceñido lunar, inmóvil.
¿Qué lastima ahora,
perfora de lado a lado la flor andrógina,
deja que sangre y agua fluyan
sin recipiente en el que caer y mezclarse,
imanta ímpetu, éter y flogisto?

2 Comments:

Blogger MarianGardi said...

Eter flogisto?(Principio imaginado por Stahl en el siglo XVIII, que formaba parte de todos los cuerpos y era causa de su combustión)
Tu aura me inunda, en esta guerra de eteres enmascarados.
Carlos, feliz entrada en año nuevo.
Sinceramente un abrazo

2:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estimado poeta:
-Me encantó el poema, tiene un aura de este y otros mundos a la vez. Tiene mucho que ver con los conflicltos de siempre en el mundo , tan prestado y tan nuestro a la vez.
Un Saludo
-Agnieszka M. Rybarczyk F.

1:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home