viernes, febrero 10, 2012

Algo equivoca el paso, resbala, cae…





Algo equivoca el paso, resbala, cae.

En el inútil ornamento de la ruina.

En el jirón que deja el reflejo en su huida.

En el compás en su brutal declinar.

En el apretado tejido que ahora se desmaya.

En el ámbar del cual, por el tajo recién abierto,

huye el insecto. En lo flamante incierto, infuso.

El mal se ubica, presuroso, en el futuro.

¿Con qué fármaco conjurarlo?

¿Con qué rito, argucia?

¿Cómo arañar siquiera esa esfera

en cuyo centro se concentran las preguntas,

cada una con su espesor, su potencia?



Buenos Aires, 9 y 10 de febrero, 2012