viernes, julio 06, 2012

Ouse









Mrs. Woolf is presumed to be dead. She went for a walk last Friday, leaving a letter behind, and it is thought she has been drowned. Her body, however, has not been recovered.

(Leonard Woolf, New York Times, 3 de abril de 1941)



¿Qué hallará al final del descenso?


Allá, al fondo, criaturas chatas y voraces,


en sus bocas sin lengua, dientes sobre dientes.


El río es uno y cuatro, como en el Paraíso,

pero uno y sólo uno


es el que la lleva hacia el fondo,


indiferenciada de restos de hierbas,


fango, polen, un sombrero roto,


un trozo de madera.


Vestida de franela,


de pie o cabeza para abajo,


la muerden, le desgarran vestido y carne,


la sangran, la adelgazan.


¿Libre por fin de voces? Sí.


Pero, a qué costo.



 Carlos Barbarito, inédito